antes de que te vayas

¡Protege a tu perro mayor del calor con estos consejos!

libro antes de que te vayas

Conoce a Hugo en «Antes de que te vayas».

Descubre en mi libro cómo superar los obstáculos logísticos y emocionales que trae consigo el envejecimiento de tu perro.

Las familias de los perros tenemos la responsabilidad de garantizar el bienestar de nuestros compañeros peludos, especialmente durante los calurosos meses de verano. Los perros mayores son más sensibles a los efectos del calor sobre su salud y necesitan cuidados adicionales. En este artículo encontrarás consejos útiles sobre cómo proteger a tu perro mayor de los peligros de calor intenso y mantenerlo fresco y cómodo.

Tabla de contenidos

Aquí tienes algunos consejos para proteger a tu perro mayor del calor:

Sombra y el agua fresca: el mejor oasis para tu perro mayor

Los perros mayores pueden deshidratarse y sobrecalentarse con rapidez. Necesitan un ambiente fresco con sombra y bien ventilado para sentirse cómodos.

Si tienes patio o jardín, designa una zona con un buen toldo o una sombrilla tupida que dé sombra durante todo el día. Si tu perro permanece dentro de casa, baja las persianas si está dando el sol y cierra las ventanas en las horas más calurosas del día. Si ves que prefiere tumbarse en una zona más fresca con suelo de baldosas como la cocina o el cuarto de baño, deja que lo haga, pues estará más confortable así.

El agua fresca abundante es imprescindible. Comprueba que el bebedero siempre está lleno y que no se ha calentado. Colocar varios recipientes en distintos puntos de la casa es una buena idea, porque así tu perro no tendrá que moverse mucho cuando quiera beber. Además, así lo estimulas a hidratarse más.

Limita las actividades al aire libre en esta época. Ya volveréis a hacerlas cuando acabe el verano

En verano no apetece hacer ejercicio. Si tu perro mayor ya suele ir a menos velocidad de la que solía durante el resto del año, en verano está fuera de combate. 

Sin embargo, aunque le apetezca pasear, jugar o correr, puede ser peligroso para él. Sácalo a pasear a primera hora de la mañana y por la noche, cuando la temperatura haya bajado. No salgáis durante las horas centrales del día, salvo que sea imprescindible porque tenga que hacer sus necesidades. En ese caso, salid solo unos minutos, y siempre por la sombra.

Los paseos de verano tienen que ser tranquilos y relajados, sin hacer esfuerzos. Dedicad el tiempo a olfatear el entorno o a observar el barrio, que también es entretenido, y tiene menos riesgo para la salud. Cuando deje de hacer calor, ya volveréis a coger la pelota.

Baños refrescantes para aliviarse

Si a tu perro le gusta el agua, le encantará que lo lleves a nadar a un río o a una piscina, pero siempre con vigilancia para evitar sustos y accidentes. Igual que los niños, los perros pueden fatigarse cuando nadan, especialmente los mayores, y pueden ahogarse.

Si mojas a tu perro con agua, intenta que no esté muy fría para que el cambio de temperatura no sea demasiado brusco. Ten cuidado para que no le entre agua en los oídos y pueda tener una otitis. Después del baño, sécalo con una toalla para eliminar el exceso de humedad y proteger su piel.

Anímate a disfrutar de un día de playa con tu perro

Si estás planeando unas vacaciones o escapada con tu perro mayor durante el verano, considera visitar algunas de las mejores playas caninas de España. Estas playas están diseñadas para permitir que los perros disfruten del agua y la arena mientras se mantienen frescos y seguros. Echa un vistazo a mi artículo sobre las «Mejores playas caninas de España» para obtener más información sobre destinos ideales para ti y tu compañero peludo.

Cuidado con los pavimentos: pueden quemar sus patitas

¿Has caminado alguna vez con los pies descalzos sobre un suelo muy caliente que ha estado al sol? Recuerda aquella vez que pasaste sobre unas baldosas de una terraza al sol, o ese día que atravesaste una playa de arena ardiente hasta que llegaste a la orilla. Si sentiste un dolor terrible en las plantas de los pies porque el suelo quemaba, recuerda que a tu perro mayor le pasa lo mismo cuando pisa sobre el asfalto o el pavimento caliente durante el verano.

El pavimento que está a pleno sol quema sus almohadillas, así que llévalo siempre por la sombra para que no se haga daño. Si es posible, trata de que tu amigo peludo camine sobre zonas con césped o tierra húmeda para que esté más cómodo.

Prueba las colchonetas o camas refrescantes

¿Sabes que existen colchonetas y camas refrigerantes diseñadas para perros? Están fabricadas con materiales que absorben y disipan el calor, proporcionando una superficie fresca para que tu perro mayor descanse. Se activan con el contacto del cuerpo y se enfrían rápidamente, por lo que en verano se van a convertir en su cama favorita. 

Coloca estas colchonetas en su zona de descanso favorita sobre el suelo o su propia cama, asegurándote de que tu perro mayor pueda ponerse cómodo para refrescarse cuando lo necesite.

Los coches aparcados son trampas mortales en verano

Jamás dejes a tu perro mayor dentro de un coche aparcado, aunque esté a la sombra o las ventanillas estén bajadas. En cuanto pasen unos minutos la temperatura sube a unos niveles tan peligrosos que puede llegar a ser mortal, sobre todo porque los perros mayores tienen más

dificultades para superar las altas temperaturas. Es mejor que lleves a tu perro contigo o que se quede en casa en un lugar fresco y seguro.

Cortar el pelo: ¿Sí o no?

Algunos perros mayores se quedan más fresquitos en verano si se les corta el pelo. Pero no conviene pasarse y raparlos demasiado, porque el pelo los protege del calor y podría quemarse. Por otra parte, hay razas en las que el pelo protege del calor, y si se lo cortas a tu perro puede ser peor. Consulta con un profesional para saber qué es mejor. En cualquier caso, seguro que agradece un buen cepillado para eliminar el pelo muerto que sobra.

Supervisa si tu perro mayor muestra signos de insolación o golpe de calor

Es importante mantenerse atento a los signos de insolación o golpe de calor en tu perro mayor. Estos incluyen jadeo excesivo, respiración rápida, debilidad, letargo, babeo excesivo, enrojecimiento de las encías y lengua, vómitos o diarrea, y dificultad para respirar. Si observas alguno de estos síntomas, lleva a tu perro a un lugar fresco de inmediato, proporciona agua fresca y busca atención veterinaria de emergencia.

Preguntas frecuentes sobre cómo proteger a tu perro mayor del calor

Aquí tienes algunas preguntas frecuentes sobre cómo proteger a tu perro mayor del calor:

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene calor?

Los perros pueden mostrar signos de calor, como jadeo excesivo, buscar sombra o áreas frescas, lamerse los labios con frecuencia y tener las orejas y las encías enrojecidas. Si notas estos síntomas, es importante tomar medidas para refrescar a tu perro y evitar que se sobrecaliente.

¿Qué debo hacer si mi perro sufre un golpe de calor?

Si sospechas que tu perro está sufriendo un golpe de calor, debes llevarlo a un lugar fresco de inmediato. Proporciónale agua fresca para beber y humedece su cuerpo con agua fresca (no fría). Llama a tu veterinario de inmediato para buscar orientación y atención médica.

¿Son las razas de perros mayores más propensas a sufrir golpes de calor?

Algunas razas de perros, como los bulldogs, los pugs y los perros de pelo largo, son más susceptibles a sufrir golpes de calor debido a su fisiología. Sin embargo, todos los perros, independientemente de la raza, pueden sufrir los efectos del calor extremo. Es importante cuidar de todos los perros durante los días calurosos.

¿Es seguro dejar a mi perro en el patio durante el calor del verano?

Si bien algunos perros disfrutan pasar tiempo al aire libre, es importante proporcionarles sombra adecuada, agua fresca y supervisión constante durante el calor del verano. Nunca dejes a tu perro solo en el patio sin las precauciones necesarias para protegerlo del calor.

¿Debo afeitar a mi perro mayor para ayudarlo a mantenerse fresco?

No se recomienda afeitar completamente a un perro mayor para ayudarlo a mantenerse fresco. El pelaje actúa como aislante y protege la piel del sol y el calor excesivo. Sin embargo, puedes recortar el pelaje para reducir el grosor y evitar la acumulación de calor.

¿Es seguro darle un baño frío a mi perro mayor en días calurosos?

Darle un baño frío a tu perro mayor puede ayudarlo a refrescarse, pero asegúrate de que el agua no esté demasiado fría. El cambio repentino de temperatura puede ser perjudicial para su sistema. Utiliza agua fresca o ligeramente tibia y enjuaga suavemente su pelaje. Evita mojar sus oídos y cara en exceso, ya que esto puede causar incomodidad o problemas de oído. Después del baño, sécalo completamente para evitar que se enfríe demasiado. Siempre ten en cuenta las necesidades individuales de tu perro y observa su reacción durante y después del baño. Si muestra señales de malestar, detén el baño y busca la orientación de tu veterinario.

Recuerda, la seguridad y el bienestar de tu perro mayor es de suma importancia. Sigue estos consejos y remedios caseros para refrescar a tu perro en verano y protegerle del calor, brindándole un ambiente cómodo y seguro durante los días calurosos. ¡Disfruta del verano junto a tus fieles compañeros peludos!

Conclusion

Proteger y cuidar a tu perro mayor del calor es fundamental para su salud y bienestar durante los meses de verano. Asegúrate de proporcionarles sombra, agua fresca y un ambiente fresco en todo momento. Limita sus actividades al aire libre durante las horas más calurosas del día y evita superficies calientes que puedan quemar sus patas. Además, considera invertir en colchonetas o camas refrescantes para que puedan descansar cómodamente. Recuerda siempre estar atento a los signos de insolación o golpe de calor y tomar medidas inmediatas si tu perro muestra síntomas de sobrecalentamiento. ¡Protege a tus perros mayores del calor y disfruta de un verano seguro y agradable junto a ellos!

Mercedes González autor libro antes de que te vayas

¡Hola! Soy Mercedes González.

Veterinaria especializada en perros mayores, comunicadora científica y autora del libro «Antes de que te vayas», dedicado al cuidado de los perros mayores.

Deja tu comentario

11 − once =